Renovación Espiritual Católica

Objetivos y Misión:

Los objetivos generales de la Renovación Carismática Católica, o Renovación Espiritual Católica, como también se le llama, incluyen:

1. Fomentar una conversión personal, madura y continua hacia Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

2. Fomentar una receptividad personal decisiva hacia la persona, la presencia y el poder del Espíritu Santo.

Estas dos gracias espirituales con frecuencia se experimentan unidas, en lo que se ha llamado en diferentes partes del mundo un bautismo en el Espíritu Santo, o un dejar actuar libremente al Espíritu Santo, o una renovación en el Espíritu Santo.  Por ello, frecuentemente se entiende como una aceptación personal de las gracias de la iniciación cristiana y como un ser llenos de poder, para prestar un servicio personal cristiano en la Iglesia y en el mundo.

3. Fomentar la recepción y utilización de los dones espirituales (charismata) no sólo en la renovación carismática, sino también en toda la Iglesia.  Estos dones, ordinarios y extraordinarios, se encuentran en abundancia en laicos, religiosos y clérigos.  La apropiada comprensión y utilización de estos dones en armonía con otros elementos de la vida de la Iglesia es fuente de fortaleza para los cristianos en su camino a la santidad y en la realización de su misión.

4. Fomentar el trabajo de evangelización con el poder del Espíritu Santo; esto incluye la evangelización de quienes no están en la Iglesia, la re-evangelización de los cristianos nominales y la evangelización de la cultura y de las estructuras sociales.  La renovación motiva especialmente a  compartir la misión de la Iglesia en la proclamación del evangelio, de palabra y de obra, y a  ser testigos de Jesucristo mediante el testimonio personal y las obras de fe y de justicia a las que cada uno está llamado.

5. Promover el crecimiento progresivo en la santidad mediante la apropiada integración de estos acentos carismáticos con la totalidad de la vida de la Iglesia.  Este crecimiento se realiza mediante la participación en una vida litúrgica y sacramental rica, la apreciación de la tradición de la oración y la espiritualidad católica, la formación permanente en la doctrina católica guiada por el magisterio eclesial, y la participación en el plan pastoral de la Iglesia. Tomado de Estatutos de ICCRS, aprobados por la santa sede el 8 de julio de 1993.

Horario de reuniones

Miércoles 3 a 5 pm y jueves de 6:20 a 9:00 pm. en el templo parroquial. A las reuniones puede asistir cualquier persona. Se inicia con una oración de cobertura, luego se reza un misterio del Santo Rosario, luego se imparte una enseñanza con base en la Palabra de Dios y se medita, luego se hace una oración final. Al finalizar las personas que deseen que se les realice una oración individual pueden quedarse.