logoministrospalabra

Ministros de la Palabra

Misión:

Damos voz al autor de la Sagrada Escritura en las Celebraciones Litúrgicas, mediante la proclamación de la Palabra de Dios contando con la debida preparación bíblica, litúrgica y técnica, con amor profundo y espíritu de servicio.

Perfil del lector:

Un Ministro de la Palabra es un servidor humilde de la Iglesia y de sus hermanos, que no le interesa buscar protagonismo. Una persona colaboradora, amable y de buen trato.

Debe ser capaz de leer en público, en forma clara, pausada, con buena acentuación y buen tono. Una persona de oración, que lee la Palabra de Dios en su hogar. Su responsabilidad es la de prepararse para prestar un servicio de excelencia. Se espera que cuando se le asigna una lectura específica, la lea y estudie previamente, apropiándose de su contenido; debe entender, meditar y sobre todo aplicar a su vida el texto que va a proclamar.

Un Ministro de la Palabra debe tener la disposición de asistir a la Eucaristía que se le asigne en fin de semana, sabiendo que los horarios estarán rotando; además, es indispensable su puntualidad, llegar al Templo al menos 15 minutos antes de la Eucaristía en la cual prestará su servicio.

Dos requisitos indispensables son la responsabilidad y la perseverancia.