perdon

Feliz día de San Valentín

La celebración del día de San Valentín goza de mucha popularidad y aceptación casi en todos los países del mundo. Las personas intercambian postales alusivas al romance y al amor, regalos, poemas, cantos, cartas de amor y otras muchas cosas, como una manera de expresar lo que las palabras no alcanzan a expresar. Algunas personas lo celebran bailando, otras comiendo, otras en lugares exóticos. Muchas parejas deciden casarse ese día, como para inmortalizar el romance en su relación matrimonial. Es una celebración muy hermosa que aún cuando pone énfasis en el amor romántico entre el hombre y la mujer, celebra también la amistad y el amor en todo el amplio sentido de la palabra.

Las distintas historias relacionadas con el origen del Día de San Valentín mencionan el amor maduro e incondicional como elemento principal. Por ejemplo, una de ellas dice que san Valentín fue apresado y asesinado el día 14 de febrero del año 269 por ayudar a los cristianos. Otra dice que san Valentín era un sacerdote que casaba secretamente a las parejas, desafiando las órdenes del Emperador Claudio II. Las dos historias mencionan aspectos del amor diferentes al romántico.

Lo cierto es que sin importar el origen y la manera de celebrarlo, el día de San Valentín es un día en el que se celebra el amor y la amistad en todas las etapas, manifestaciones y matices. Es un día para desempolvar los sentimientos de amor y amistad y hacerlos brillar de nuevo para nuestros seres queridos. Es un día para decir “te amo”, “te quiero”, “eres importante para mí” usando mil maneras diferentes para decirlo y expresarlo. Es un día en donde el amor adquiere visibilidad, espontaneidad, expresión e importancia.

Este debe ser un día que inspire a las parejas a seguirse amando, estimulando la creatividad y las diferentes formas de entrega mutua. Sí, porque el amor implica entrega, darse completamente. Es posible dar sin amar, pero es imposible amar sin dar. Robert A. Heinlein dice que “el amor es una condición en la que la felicidad de otra persona es esencial para tu propia felicidad”. El amor requiere de mucha entrega y de la habilidad de vencer el egoísmo. En el amor se encuentra el placer de entregarse, serena y completamente, sin pensar en el sacrificio que ello pueda implicar.

Así, aparte de celebrar el amor romántico, que en una relación matrimonial se convierte en la puerta de entrada hacia el amor maduro, se debe celebrar también el amor verdadero a ejemplo de san Valentín. Esta celebración será más genuina, más significativa, para aquellas parejas que hayan vivido en su relación matrimonial, el mensaje de la primera carta a los corintios. “El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su propio interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo soporta. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. El amor no acaba nunca”.

Hay mucho que celebrar en el amor romántico, más sin embargo, hay más qué celebrar en el amor maduro, en el amor matrimonial. Que tengan un excelente y feliz día de San Valentín y que este santo del amor convierta cada día del año en un día de amor, paz, romance y amistad.

Por Valentín Araya-Mesén, catolicoperiodico.com

0 Comentarios

Deja un comentario