Templo de San Ramón Nonato

Historia de la Parroquia

En el siglo XIX, Doña Josefa Ureña de Prado, devota a San Ramón Nonato, convocaba a las personas de la comunidad de Sabanilla a orar en torno a la imagen del santo; de este modo, surgió la tradición de las velas, lo cual extendió la religiosidad popular.

En el año 1850, se creó la Diócesis de San José y como primer obispo, Monseñor Anselmo Llorente y la Fuente. Además, se erigió la Iglesia de San Pedro del Mojón en el año de 1861, y se denominó Cofradía de San Ramón a los fieles de Sabanilla, quienes recibían los sacramentos  y las celebraciones litúrgicas en el Mojón.

En 1882, Monseñor Bernardo Augusto Thiel  realizó una visita pastoral a San Pedro del Mojón, en la cual consideró necesario extender la evangelización a otros lugares, entre ellos el pueblo cafetalero de Sabanilla. Esto dio surgimiento a la iniciativa de construir una ermita. La iniciativa fue apoyada por el cura párroco de San Pedro,  autorizada por el Palacio Episcopal el 5 de Octubre de 1892 y llevada a cabo por una Junta Edificadora conformada por los señores Benjamín Prado, Blas Quesada, Rafael Carvajal y José María Morales. Para ese entonces, había una pequeña llanura en el centro del pueblo que se consideraba propicia para la edificación, esta se gestionó y, el 25 de Abril de 1893, el abogado Vidal Quiros llevó a cabo la inscripción del terreno ante el Registro Público. De igual forma, en 1894 el gobernador de San José ratificó la donación de una parte del terreno a la Iglesia Católica de Costa Rica. El 2 de Marzo de 1895, Monseñor Thiel visitó la construcción; además, un informe de la época hacía mención de que la ermita estaba a punto de ser entechada. Ya iniciando el siglo XX,  las Juntas de edificación se encargaban de dar servicio tanto a la Iglesia como a la comunidad. Con la colaboración de los vecinos, también se organizaban turnos para las Fiestas Patronales en honor a San Ramón Nonato y el toque de diana el 31 de Agosto a las cinco de la mañana (tradiciones que actualmente se mantienen).

Con el paso del tiempo, se hicieron varias obras, entre ellas la ampliación del presbiterio y la construcción de la baranda alrededor del templo. Asimismo, en 1957 una devota donó el altar de mármol, según se lee en un grabado que perdura en el mismo.

En 1967, un fraile franciscano –capuchino- Fray Ignacio de Menresa solía oficiar la misa diurna y dominical con música grabada, según los cambios que dio el Concilio Vaticano II. En ese mismo año, se administró el sacramento del bautismo por primera vez  y  surgió el grupo de Renovación Carismática. Del año 1974 a 1979, se realizó la construcción de la casa cural. El 25 de Abril de 1979, Monseñor Román Arrieta Villalobos nombró al sacerdote Eloy Riaño como encargado de la Iglesia de Sabanilla. Durante su estadía en 1981, surgieron la Legión de María y la Milicia Heroica, conformada por jóvenes precursores de Pastoral  Juvenil.

El 16 de enero de 1985, se asignó al Padre Manuel Eugenio Salazar Mora para encargarse de la comunidad. Con su llegada la Parroquia celebró el Año Santo y surgieron grupos parroquiales tales como la Pastoral Familiar, la Pastoral Juvenil y el Comité de Promoción Cristiana e inició el Camino Neocatecumenal, la Escuela de Formación de Laicos, el Consejo Pastoral y el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos. El 24 de Mayo de 1985, día de María Auxiliadora, Monseñor Román Arrieta erigió la Iglesia de sabanilla como Parroquia y al padre Manuel como primer cura párroco de esta. Se dio la idea de construir el Salón Parroquial para poder capacitar a los grupos, con lo cual se dio la llamada Marcha del Block, este se inauguró el 1 de noviembre de 1987. Para el Año Mariano, se consagraron los barrios de la comunidad, cada uno a una advocación de la Virgen. Asimismo, el 24 de junio de 1988, el obispo nombró a la Virgen de la Asunción como copatrona de nuestra parroquia. El 28 de Julio de 1988, el padre Alfredo Madrigal Salas fue nomnrado como segundo cura párroco. En su labor, reforzó la Pastoral Litúrgica, al igual que la Pastoral Social, conformada por varios grupos como el Comité de Promoción Cristiana, la pastoral de la salud, la Tercera Edad y el Comité de Vivienda. En ese mismo año, se introdujeron el diezmo y la Pastoral Profética, constituida por la catequesis de niños y pastoral juvenil. Además, se fortaleció la escuela de formación de laicos, se fundaron la biblioteca parroquial, la librería dominical y el boletín misionero, nació  la Asamblea Parroquial anual representada con miembros de todos los grupos con el objetivo de evaluar la realidad y labor parroquial, se construyó la capilla del sagrario, se cambiaron las bancas, se remodeló el Salón Parroquial y se edificó el kiosco.

Entre los sacerdotes que han dedicado su labor como curas párrocos es importante recordar a  Luis Alonso Rosabal, Eddy Fallas, Alexis Rodríguez, Armando Matamoros, Rodrigo Díaz y Allen Calvo; de igual forma, los vicarios parroquiales Manuel Antonio Guevara, Francisco Flores, Jaime Cerdas, Francisco Esquivel y William Corrales  y, paralelo a ellos el padre, Arturo Morales, siendo este Administrador Parroquial. También, en lo referente a  vocaciones surgidas de esta comunidad, esta parroquia ha dado algunos frutos como lo son los presbíteros  José Manuel “Sejo” Díaz, Ronald “Patos” León y Víctor Manuel “Toto” Jiménez y el joven  Manuel Enrique Villalobos Corrales, quien ingresó al seminario introductorio a principios de este año. Durante el Año Jubilar del Espíritu Santo, el 30 de agosto de 1998, se consagró el Templo Parroquial de San Ramón Nonato de Sabanilla.

En el 2011, el padre Allen Calvo Rangel promovió el servicio de los fieles e integró la Misión Continental. Paralelo al Año eucarístico de 2012, el 31 de agosto se hizo el nombramiento de nuevos ministros de la comunión, se fortaleció la Pastoral Litúrgica con una plataforma de comunicación con el fin de ampliar la misión de atraer personas al encuentro con Cristo y evangelizar a través de nuevos medios. Además, la Pastoral Juvenil cambió su nombre a Jesús Extremo y surgieron grupos como el de Comunidades de Encuentro Matrimonial, Equipos de Nuestra Señora y las Comunidades del Discipulado Misionero como Arca de Noé, Corazón de Jesús, Nuestra Señora de los Ángeles, Nuestra Señora de Fátima, San Ramón Nonato, Nuestra Señora del Carmen, Calle Mora, Juvenil, Kerigma de Confirmación, Agapé, San Francisco de Asís y Ruáh.

Por otra parte, la pastoral social se fortaleció gracias al grupo Obras Sociales Madre Teresa de Calcuta. La formación, acogida y servicio de grupos tales como Renovación Carismática, Legión de María, Jornadas de Vida Cristiana y Mujer a ti te llamo renovaron la vida pastoral en la Parroquia. Al mismo tiempo, se empezaron a incluir nuevas tecnologías en las misas y actividades parroquiales, gracias a los grupos de logística y comunicación, ambos iniciativas del padre Allen. En el 2012, se contó con la presencia del diácono Cristian Alberto Bermúdez, quién fue ordenado presbítero el 8 de Diciembre del mismo año.

En el 2012, también se dio la remodelación total del templo, gracias al apoyo de los consejos pastoral y de asuntos económicos. En el presbiterio se colocaron cuatro columnas que mantienen sobre ellas a los cuatro evangelistas Mateo, Lucas, Marcos y Juan,  se hicieron dos nichos para colocar las imágenes de San Ramón Nonato y La virgen María, se reemplazaron las ventanas por vitrales con imágenes de diferentes santos y signos, se restauraron el sonido y las instalaciones eléctricas, se remodelaron el Salón parroquial, la casa cural, el kiosco, se construyeron los servicios sanitarios al costado sur del templo y se colocaron rejas alrededor del templo. Monseñor Hugo Barrantes bendijo dichas obras el 31 de agosto del 2012.

En el 2013,  el padre Luis Fernando Blanco Barboza asumió como cura párroco en nuestra Parroquia.  El padre incorporó un equipo de audio para el templo y colaboró con otras obras como la implementación de un atril de mármol y de piletas pequeñas en las entradas del templo y la restauración de la primera imagen de San Ramón Nonato, la primera que tuvo la comunidad de Sabanilla en el templo, además se restauró el interior de todos los vasos sagrados (cálices). Del mismo modo, ha promovido la devoción a Nuestra Señora de la Buena Esperanza (la virgen María en estado de embarazo) y el rosario por los niños no nacidos. A nivel pastoral, ha instaurado la Escuela de formación parroquial que cuenta con más de cien personas y se formó el grupo de teatro Ainos, el cual representó el juicio de Jesús y el Viacrucis en Semana Santa del 2013. El padre Luis Fernando también ha dispuesto la posibilidad de llevar exvotos a San Ramón, los cueles se pueden apreciar en las urnas nuevas en la entrada principal del templo.

  – Fuentes: www.wikipedia.org

0 Comentarios

Deja un comentario